Siempre bruja: la serie que deja mucho a desear

Esta es una serie colombiana de adolescentes que trata de la brujería y el viaje en el tiempo. Es un poco como la peli francesa “Les visiterus” pero con calidad mucho más baja. Creo que es la segunda serie colombiana que he visto en Netflix y tengo que decir que ambas padecen de la misma cosa – no tan buena actuación. A ver, la actuación podría ser peor, pero no lo es, aunque tampoco es estelar… Es media. Teniendo en cuenta que se trata de una serie de adolescentes, estas series en general no tienen buena actuación, ni en Colombia, ni en los Estados Unidos, ni en Australia. No sé porque los productores en general piensan que en estos tipos de serie la actuación es de menos, como si los adolescentes no merecen una actuación buena, pero es lo que hay. Eso si, la protagonista actua bien.

 

Esta serie empieza en el siglo 17, en Colombia, donde una joven de piel negra está vendida como esclava. La compra una familia con mucho dinero y el hijo de esa familia se enamora de ella. Carmen, la joven, es una bruja y viene de un largo linaje de brujos. Pero en esta serie, la brujería no es nada malo ni raro, ni tampoco conectado con Satanás. Carmen es solo una mujer (o bien adolescente porque tiene 18 años) con poderes extraordinarios. Y su única culpa… que se había enamorado de su amo (y él de ella). Y por eso, el padre del joven la acusa de brujería que, por cierto, me parece que nadie en esa casa no hubiera tenido problemas con eso si la muchacha no se había enamorado del hijo siendo esclava. La mandaron a la hoguera y justo en el momento en que encendieron el fuego… ella desapareció y se transportó en estos tiempos. No fue un caso milagroso ni que Carmen no sabía dónde iba… Al contrario… ella hizo un trato con un brujo que la ayudaría salvar al amor de su vida (que, por cierto, su padre le mató por tratar de salvar a Carmen) pero primero tenía que viajar en el futuro y hacerle un recado (no sé porque el brujo ese, que además es el más poderoso que nunca existía no pude hacerlo él mismo… pero bueno… sin eso la trama no existía).

 

Y es así que Carmen viene a nuestra época. Las cosas le resultan extrañas, como los móviles y televisores, pero solo en un instante, porque la chicha se acostumbra enseguida. Y tan enseguida que su “asombro” con la tecnología dura solo un capítulo. Y después de eso ya sabe usar móviles y todas esos cacharros… A ver, mi amiga tenía un teléfono smart antes que  yo, y yo ya tenía móviles, pero al principio no entendía bien los usos de los apps… los apps que yo tenía en mi móvil symbian eran unos juegos tontos y la verdad que no veía porque tenía que pagar más para tener esos mismos juegos… y Carmen no tiene ningún problema con todo eso… ¡increíble!

 

Los otros chicos de nuestra época la ven un poco rara pero nada fuera del común. Y la verdad es que Carmen no se comporta como si vino del siglo 17.

 

Lo más raro de todo es cuando los chicos se enteran que Carmen es bruja… eso les parece mucho más interesante que el hecho que viene del siglo 17. Pero eso de la bruja tampoco lo hacen mucha pega. Parece que para ellos, la brujería es algo interesante pero nada ni espantoso ni demasiado raro. Es lo que hay. Ahora, no sé si eso se debe a la América Latina donde la gente no ve nada raro en brujería, o que los escritores Latinoamericanos como Borges y Marqués ya han establecido una mezcla entre lo real y lo mágico en la su literatura que también podemos ver el libro y luego la peli “Como agua para chocolate”. De alguna manera, “Siempre bruja” va por el mismo camino solo que es una serie para los adolescentes.

 

De todos modos, esta serie es simpática pero nada especial. Es un buen pasatiempo.

 

Share This Post

Leave a Reply