La que se avecina 12×01 – La sangre nueva

Tenemos la noticia de que esta duodécima temporada de una de las mejores series españolas “La que se avecina” va también ser la última. Bueno, por lo menos en la forma que la conocemos. O, mejor dicho, esta es la última temporada del Mirador de Montepinar, pero eso no tiene que significar que núnca más vamos a volver a ver nuestros personajes favoritos… solo no en el edificio emblemático de esta serie. Qué va a ser el futuro exacto de la serie, todavía no se sabe, pero se rumorea de que los vecinos se va a mudar al otro edificio (por los unos roces con el productor de la serie) o que los creadores van a hacer otra serie, un spin off con unos de los personajes, pero no todos. El problema es que, como que ya no pueden grabar donde lo hacían todos estos años, tendrán que buscar una solución. Ya veremos cual será.

Mientras los creadores y los productores están decidiendo el destino de la serie, nosotros tenemos el privilegio de ver la duodécima temporada. Y esta vez, sin esperar la semana entera para ver el próximo capítulo. Por una parte eso me encanta, porque podré ver todos los capítulos de golpe, pero por otra parte, de una manera extraña, me gustaba esperar los capítulos, además que entonces parecía que la serie duraba más (no digo yo que me encantaban esos parones de unos cuantos meses, para nada). Ahora se me va a hacer muy corta la temporada, ya que la voy a acabar en unos solos días.

Ya he visto el primer capítulo y la verdad que no veo que la series se está viendo abajo. No digo yo que está en su mejor momento, pero definitivamente no ha perdido su chispa. El capítulo no es aburrido, lo que suele pasar con las series tan largas (por ejemplo, aunque me encantaba Águila roja y era mi serie española favorita junto a LQSA, al final vi solo un par de capítulos de la última temporada porque la trama me aburría). Debo reconocer que en la undécima temporada, los actores parecían como quemados, como si no tenían tanta energía y que lo hacían sólo porque era trabajo. Además, se podía percibir una energía como rancia (sí, sí, me han pillado), como si algunos actores tenían problemas con los otros, y eso afectaba todo el elenco. No sé si eso era cierto o no, pero yo lo percibí así. 

Por contrario, ahora me parece como si los actores hubieron tomado las riendas de la sería en sus manos. Haber si me explico – no estoy diciendo que los actores hubieran tenido algo que ver con el guión, pero tengo la sensación de que ahora ahora actúan con una firmeza. Como si son ellos que deciden cómo van a comportarse sus personajes.

Cuanto a la trama, es un capítulo típico de LQSA, pero con dos subtramas que prometen traer nueva energía en el edificio. 

SPOILERS!!!

La primera de esas tramas, que a mi personalmente me encanta (por ahora), es que Bruno se muda a casa de Enrique. Lo hace no por ser gay (aunque los vecinos la aluden a su relación amorosa), pero porque se siente solo, Enrique es el único vecino culto y decente y le propone vivir juntos. Aunque al principio le parece un poco raro (¿no huele un poco raro aquí?), Enrique acepta y por ahora parece que todo va a estar bien. Claro, es LQSA así que todo se puede torcer en cada momento (un giro dramático de los acontecimientos). Y no descarto to la posibilidad de que se hagan pareja, pero ya lo veremos.

La segunda trama, que me gusta menos, es lo que ya habían anunciado durante la undécima temporada – Javi ha abandonado a Lola y por Martina. En realidad, conociendo el personaje de Javi, no me parece tan raro que haya dejado a Lola (se veía venir), pero no le veo abandonar a su hija. Si hubiera llevado a Ursulita consigo lo entendería más, pero entonces los creadores no hubieran dejado ningún conflicto a la trama de Lola, que ahora tiene que cuidar de la niña ella solita. Lo interesante es que no me hace falta de la presencia de Javi en la serie. Si esta trama va a traer la sangre nueva a la serie, ya lo veremos pero por ahora promete (no tanto como la de Bruno y Enrique). 

El respeto de las otras cosas en la serie, me encanta el “look” de Yoli – en las últimas temporadas era mona y flaca aunque en el guión siempre ponía que era gordita y sin ningún estilo (claro, su estilo era cuestionable, pero siempre tenía buen pelo y maquillaje, y además en la mayoría de la ropa que lucía no se parecía gordita ni un mínimo. Si querían, podían ponerla algo que le hacía gordita, aunque en realidad es flaca) pero ahora, con el pelo, el maquillaje y la ropa que de verdad le hace más gordita, que es más realistico con el personaje que querían hacer. Lo único que me pregunto es que si Alberto Caballero todavía está con Miren, porque a su personaje han puesto un poco feito. 

La trama que no me gusta es la del Alba y Alejandro. Ya dijeron que el cura se va a mudar al edificio (o algo así) pero a mi me gustaría verle con su sotana, y no vestido como una persona regular. Además, desde el principio no me gustaba su relación con Alba – me parece forcada y la verdad que Alejandro tiene más gracia como cura que como novio de Alba. Me gustaría que se mudase al edificio, por ejemplo en el piso de Bruno ya que va a poner su piso en alquiler, pero como cura y sin ninguna novia ni nada de eso. Ya tenemos demasiadas relaciones en la serie t la verdad no necesitamos una más.

Share This Post

Leave a Reply