Antonio​ Recio: el azote de la sociedad

Todos conocemos a Antonio Recio, el mayorista que no limpia pescado. Y todos sabemos que es un tipo racista, machista, clasista y muchas otras cosas que terminan en “ista”. Pero Recio cumple una otra función: es el azote de la sociedad no solo con las cosas que dice y hace pero también con su forma de ser. 

Recio, como casi todos los personajes de La que se avecina, representa el arquetipo y no un personaje real. Es exagerado y surrealista. Por lo tanto, no podemos decir que es un personaje real, pero sí podemos decir que hay muchas personas que son parecidas a él. Hay muchos maridos machistas e intolerantes, no solo en España, sino en todas partes del mundo. Hay mucha gente como él también, sin importar el sexo ni el país donde viven. Podemos decir que cada uno de nosotros ha encontrado por lo menos una persona parecida a Antonio a lo largo de su vida. Claro, es imposible encontrar a uno igualito, pero la gente parecida en muchos aspectos sí que existe.

Antonio no es solo alguien que hemos conocido – él representa la parte oscura de la sociedad. Su forma de ser no es solo algo que nos hace reír, sino que también en él podemos ver todo lo oscuro que existe en la sociedad y que es, sin duda alguna, la parte fundamental de cualquiera sociedad. Podemos engañarnos que la sociedad en que vivimos es buena y justa, pero en realidad no hay la sociedad así. Cada sociedad que existe es llena de prejuicios y tiranías – cada sociedad nos quiere poner límites no solo con los leyes sino también con la forma de pensar estricta. No importa si nos pensamos liberales y abiertos de mente – cada uno de nosotros tiene prejuicios. De este modo, Recio no solo representa el lado oscuro de la sociedad – él es el lado oscuro de nosotros mismos.

Recio tiene prejuicios hacia todo y todos. Mucha gente que se cree liberal y abierta de mente no es muy diferente de él solo que o no son conscientes de ser intolerantes con algo o algún grupo, o lo que hacen y dicen es diferente pero el odio y los prejuicios son los mismos (ejemplo: feministas radicales). Me he sorprendido ver que muchos españoles que en general son educados y buena gente, tienen unos prejuicios horrorosos sobre la gente que viene de América Latina. Además, ¿no es verdad que los propios Americanos (no todos), que se auto-proclaman gente liberal y abierta, ven a los latinos como gente inferior? Antonio Recio es su voz interior, voz que, cuando lo vean en forma de este personaje lo desprecian, pero que ellos mismos escuchan y se comportan como él. 

Así como muchos en la comunidad de Montepinar, aunque honestos y honrados, como Enrique, que por su propia cuenta nunca harían los disparates que hace Antonio, así también la gente en la vida real sigue a la gente como Antonio. Eso no tiene que ser solo gente, como los líderes o jefes – se trata también de las ideas que nos proponga nuestra propia sociedad. Por lo menos en alguna etapa de nuestras vidas hemos sido o como Antonio o como sus seguidores. De alguna forma es imposible evitarlo. 

En fin, Antonio es la sociedad en que vivimos, su parte absurda que muchas veces no podemos ni ver porque está disfrazada en forma de paz, armonía y amor. Eso cuela porque no está tan directo como Antonio, pero es él que nos enseña que detrás de las apariencias siempre hay algo más oscuro que no queremos ver.

Share This Post

Leave a Reply