La historia de La Que Se Avecina

¡La que se avecina ya cumple 11 años! ¡Jolines! Como si fuera ayer que empecé a verla, pero no… fue hace 11 años. Y mientras estamos esperando el estreno de la undécima temporada (y si no la pongan pronto ¡les enchufo, eh!), me dio a mi escribir relatillos sobre ella. ¿Por qué? Porque sí.

A ver, la cronología primero. He visto yo a Aquí no hay quien viva hace un montón de años, porque la ponían en un canal local. ¿Fue buena la serie? Sí, pero me resultó más simpática que un bombazo. La he visto, creo, 3 veces (entera, claro, yo soy de los que ven lo que les gusta un montón de veces). Como la acabé y no sabía qué ver qué era así de similar, encontré a la sucesora, osea La que se avecina (LQSA, que no voy yo a escribirlo todo el rato).

Bueno, primeras dos temporadas eran buenas, pero nada fuera del común, o fuera del universo de ANHQV. La trama ha cambiado un poco, porque ahora teníamos a un edificio nuevo en la periferia y a un presidente de la comunidad con el mandato de un año, más parecido a la democracia, mientras en ANHQV teníamos a un edificio viejo, en el centro y con un presidente que gobernaba durante 12 años (el mismo, claro), que se parecía más a la dictadura que a la democracia, aunque… bueno, ya sabeis. Los personajes son diferentes, claro, pero la mayoría de los actores de ANHQV se mudaron a LQSA, unos en las primeras temporadas y otros más tarde (¡Luis Merlo y Loles León en la novena!).

Como decía, las primeras dos temporadas se parecen más a ANHQV que el resto de la serie, con su estilo de actuación, su humor, etc. Hay cosas malas, como Lola (que siempre es mala, no me acostumbro a la falta de talento de Macarena Gómez… la he visto en más series y pelis, como en Dagon, y siempre actúa de la misma manera… osea, no sabe actuar), Cristina Aguilera (que era un coñazo de trama… ya no la podía ver lloriquear por las esquinas), Sandra (que no sé ni porque tenían ese personaje… era malo y no encajaba)… Lo bueno es que los hermanos Caballero escuchan al público y me parece que es por eso que LQSA es tan duradera. Si hay algo que nos molesta en la serie, algún personaje que no encaja, alguna trama que es mala, los Alberto y Laura lo cambian en la siguiente temporada. Es como, por ejemplo, cuando las aventuras surrealistas ya empezaron a tener menos gracia, lo suavizaron con una emfasis más a los personajes y sus relaciones. También cuando los Cuquis lo pasaban tan mal hasta vivir en el garaje y era como demasiado, se dieron cuenta y con un giro dramático a los acontecimientos, Maite se forró con su libro y de repente (Deus Ex Machina) ahora viven bien y Amador por fin tiene su descapotao. A ver, Amador sigue siendo un gañán y a mi me gustaría que pudiesen suavizarlo un poco, es que el tío ya no sabe hacer nada, hasta se le da mal abrir una botella, pero espero que en las próximas temporadas (o en la que viene) eso se arregla porque pierde la gracia.

La tercera temporada cambió la serie por completo. Llegaron Judith y Estela, cambiaron las cosas. Esas dos marcan un antes y un después en el universo surrealista de los hermanos Caballero.Si hasta su llegada, la serie era como ANHQV, muy simpática, con estas dos se convirtió en un bombazo. ANHQV trataba las cosas más cotidianas y menos surrealista aunque en sus últimas temporadas también tenía esos elementos.

Sí, ANHQV también trataba las temas sociales, pero se enfocaba más en las relaciones entre los personajes que eran graciosas pero no tenían demasiados matices. Sinembargo, LQSA, después de la tercera temporada empezó a parecer cada vez más a South Park con sus críticas sociales y religiosas. Digo como South Park porque cada vez menos sus críticas son reblandecidas. La gente hace de todo: mea, caga, vomita, tiene sexo, anda desnuda, tiene hemorroides… Yo diría que en un capítulo hasta superaron a South Park cuando la Virgen (Virgin Mary) se le apareció a Berta en el váter cuando Berta estaba borracha.

LQSA tiene momentos para cada situación de la vida, de las mínimas hasta las más gordas. No andan con rodeos ya con casi nada como lo hacían en ANHQV. Por eso LQSA se convirtió en una serie superior no solo comparada con su predecesor ANHQV, pero comparada con las series del mundo.

Está claro que hay gente que prefiere sutileza en tratar con las temas sociales y religiosas, pero también estamos nosotros que nos gusta llamar las cosas por su nombre, que nos gusta el surrealismo y la crítica brutal de cómo funciona la sociedad. Y si puede ser en la forma de una serie buena, mejor todavía.

Share This Post

Leave a Reply